martes, 1 de mayo de 2012

El déficit del estado

Se echan las culpas del déficit a las Comunidades Autónomas, pero no es exactamente así. Veamos cual ha sido el déficit del estado en estos últimos años.

Los ingresos totales no financieros del estado han oscilado en los últimos años entre los 162.000 millones de euros del año 2009 y los 214.000 del año 2007. En los dos últimos años se han estabilizado en unos 175.000 millones. En la siguiente tabla podemos ver el detalle de estos ingresos totales.



En el año 2011 el impuesto de la renta de las personas físicas ha sido parecido al de los mejores años (2007 y 2008) con unos ingresos de casi 70.000 millones de euros.

El impuesto de sociedades se ha desplomado, siendo en 2010 y 2011 la mitad que en el 2005.

Las cotizaciones sociales de este apartado se refieren a las cuotas para derechos pasivos de los funcionarios, que no cotizan a la Seguridad Social.

El IVA de los años 2010 y 2011 se mantiene en los 50.000 millones de euros, al nivel de 2005.

Los impuestos especiales se han mantenido relativamente estables, sobre los 19.000 millones de euros.

En las tablas siguientes podemos ver la distribución detallada de los ingresos entre el estado y las Comunidades Autónomas y Locales del año 2011 y la distribución anual global. Podemos ver que el porcentaje de los ingresos de las CCAA y CCLL ha aumentado en el año 2011, en que la nueva financiación ya se refleja casi en su totalidad.




Los gastos no financieros del estado han alcanzado su máximo el año 2009, con 189.000 millones de euros. En el año 2011 han sido de 151.000 millones. Hay que señalar que la presentación de los gastos, en lo que respecta a las transferencias, tanto corrientes como de capital, se ha modificado en el año 2010. Aún así, las comparaciones son relativamente claras.



Los gastos de personal, a pesar de la bajada de sueldos a los funcionarios, sigue aumentando debido a las clases pasivas, pasando en 2011 de los 27.000 millones de euros.

Los gastos en bienes y servicios se mantienen en los 4.000 millones de euros.

Los gastos financieros (intereses de la deuda pública), han aumentado fuertemente, llegando en 2011 a los 22.000 millones.

La partida mayor de los gastos del estado son las transferencias corrientes. Las transferencias corrientes a las CCAA han ido aumentando paulatinamente hasta llegar a los 47.000 millones en 2009. En el año 2011, con la nueva financiación, han bajado a 16.000 millones. En cuanto a las transferencias corrientes a las Comunidades Locales, en su mayor parte en forma de participación en los ingresos del estado, se han mantenido sobre los 14.000 millones. Es interesante ver la evolución de la suma de ingresos por impuestos y de transferencias a las CCAA y CCLL, que se resume en la tabla siguiente: desde el año 2009, sus ingresos han disminuido en más de 20.000 millones de euros. Esta disminución es debida, en parte, a la disminución de los impuestos y, en parte, a que hasta 2009 se adelantaba un par de años el dinero del fondo de suficiencia a las comunidades, y se ha dejado de hacerlo a partir del 2010.


Las inversiones del año 2011 han disminuido drásticamente hasta menos de 7.000 millones, la menor inversión de la serie.

En cuanto a las transferencias de capital, se ve claramente el plan E en 2009 y 2010. En 2009 se halla en el apartado “otros”, mientras que en 2010 está especificado en el apartado de CCLL.

Finalmente, el déficit del estado ha sido de 47.000 millones en 2011, lo que representa un 4,4 % del PIB. Si, como dicen, el déficit total ha sido del 8,5 %, es decir, de 91.000 millones de euros, y que el déficit de la Seguridad Social ha sido de unos 5.000 millones, el déficit de las CCAA y CCLL habrá sido de 39.000 millones, menos que el del gobierno central, cuando estas entidades manejan más dinero que éste. Decir que el déficit se debe principalmente a las Comunidades Autónomas no se ajusta, pues, a la verdad. Es muy cómodo, en los presupuestos, adjudicarse para sí un déficit del 4 % y decir a los demás que el suyo debe ser del 1,5 %.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada