viernes, 31 de mayo de 2013

El déficit del Estado al mes de abril

El Estado cerró hasta el pasado mes de abril con un déficit en términos de contabilidad nacional de 25.007 millones de euros, superior en un 1 % al registrado en el mismo mes de 2012, lo que  equivale al 2,38 % del PIB.


Los recursos no financieros hasta finales del primer cuatrimestre han sido de 30.911 millones de euros, cifra superior en un 1,2% a los devengados en el mismo periodo de 2012 con 30.559 millones. En términos de PIB, los recursos no financieros del Estado son equivalentes al 2,94 %, superior en 0,03 puntos a los de abril de 2012.

Esta evolución obedece, por un lado, a la caída de los recursos impositivos en un 6,7%, así como al crecimiento de las cotizaciones sociales en un 5,4 % y del resto de los recursos no financieros en un 81,4 %, entre los que destaca el aumento en un 28 % de los dividendos y otras rentas.

Los ingresos fiscales, impuestos y cotizaciones, han sido 26.787 millones de euros el 5,3 % menos que en 2012.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones, con 9.445 millones de euros, registran un descenso del 10,3 %, destacando dentro de estos la caída del 9,9 % del IVA. Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio han alcanzado 13.920 millones de euros, lo que representa un retroceso del 4,1 % frente al mismo periodo de 2012. Por el contrario las cotizaciones sociales han aumentado el 5,4 % hasta 3.382 millones de euros.


En cuanto a los empleos no financieros han alcanzado los 55.918 millones de euros, el 1,1 % más que en 2012. En términos del PIB, los empleos no financieros del Estado son equivalentes al 5,32 % de esta magnitud, superior en 0,05 puntos al dato del mismo periodo de 2012.

El aumento de los empleos ha estado determinado por la subida del 0,2 % de los empleos corrientes, que se sitúan en 53.297 millones, pero sobre todo por el aumento del 23,5 % de los empleos de capital con un volumen de gasto de 2.621 millones de euros.


Los intereses devengados que hasta finales de abril han sido de 9.082 millones de euros, un 11,8 % superior al devengado hasta finales del mismo periodo de 2012.


lunes, 27 de mayo de 2013

Financiación de los sectores residentes no financieros


Los créditos a los hogares eran, a finales de marzo, de 820,18 miles de millones de euros, de los que 633,48 correspondían a vivienda. Desde noviembre de 2008, momento en que los créditos a los hogares fueron de 916,10 miles de millones (de los que 678,95 eran para vivienda), los hogares se han desendeudado en 95,91 miles de millones, un 10,5 %.


Los créditos a las empresas eran, a finales de marzo, de 1120,18 miles de millones de euros. Desde abril de 2009, momento en que los créditos a las empresas fueron de 1322,28 miles de millones, éstas se han desendeudado en 202,10 miles de millones, un 15,3 %.

Las Administraciones Públicas, en cambio, siguen aumentando su deuda, que ya es de 923,31 millones a finales de marzo, por lo que la financiación total a los sectores no financieros, que es de 2.863, 67 miles de millones, se mantiene relativamente estable. Esta deuda representa casi tres veces el PIB.


Es conveniente que los hogares y las empresas se vayan desendeudando, aunque al hacerlo disminuya el consumo interno. Al desendeudarse, los bancos deberían tener dinero disponible para nuevos créditos, pero como las Administraciones Públicas necesitan cada vez más financiación, las entidades financieras consideran más seguro y más rentable dar crédito a estas Administraciones Públicas que a las empresas. De manera que la economía no puede arrancar por falta de crédito al aumentar las necesidades de financiación de la administración. La pescadilla que se muerde la cola.






jueves, 16 de mayo de 2013

El precio de los alimentos


Después de la última gran subida del precio mundial de los alimentos de los años 2010 y 2011, los precios han disminuido algo, pero manteniéndose a un precio todavía alto, comparado con los años anteriores al 2007, como se ve en los gráficos de los índices de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Hay que tener en cuenta que estos índices están deflacionados.

El caso más llamativo es el del índice del precio de los cereales, en el que se aprecia el salto cualitativo de precios a partir del año 2007.

Como es natural, los precios correspondientes al año 2013 corresponden a los meses de enero a abril.







martes, 14 de mayo de 2013

La viabilidad del euro


Muy interesante el vídeo-blog de hoy de Sala i Martin en la Vanguardia. En él habla de las condiciones para que un espacio económico pueda tener una moneda única, condiciones que no se dan en el espacio económico del euro.

La teoría de las zonas monetarias óptimas empezó a desarrollarse en el año 1961 por el economista canadiense Robert A. Mundell (premio Nobel de economía en 1999 por sus estudios sobre las políticas monetarias y fiscales bajo diferentes regímenes de tipo de cambio y sus estudios sobre las áreas monetarias óptimas) en su artículo ATheory of Optimum Currency Areas.

Resumiendo, para que una zona económica pueda tener una moneda única es necesario que:

1) las diferentes economías que la forman tengan las crisis económicas al mismo tiempo. Cuando un país experimenta un boom o recesión, otros países de la unión tenderán a seguirlo. Esto permite al banco central de la unión promover el crecimiento mediante políticas que contengan la inflación en los booms económicos. Si los países tienen ciclos dispares, el banco central no puede controlar la recesión de unos mientras controla el crecimiento de otros. Evidentemente, en Europa las crisis económicas no ocurren al mismo tiempo en todos los países, como se ve en este momento.

2) Un sistema que permita compartir el riesgo de todo el conjunto, como por ejemplo un mecanismo automático de transferencia fiscal que redistribuya el dinero hacia las áreas o sectores menos favorecidos. Esto suele tomar la forma de una redistribución impositiva hacia las áreas menos desarrolladas de un país o región. Esta política, aunque está aceptada en teoría, resulta muy difícil de implementar políticamente en Europa ya que implica que las regiones más desarrolladas aporten dinero a las menos desarrolladas.

3) Movilidad laboral en toda la zona, que permita a los trabajadores de una zona en recesión ir a otra zona: en teoría. Esto no existe en Europa en la práctica, pues existe la barrera del idioma.

En resumen, los problemas que tenemos en estos tiempos de dificultad, ya fueron pronosticados por el profesor Mundell. Sólo se podrán resolver cediendo soberanía a espuertas, lo que es lo mismo que decir que el euro tiene los días (mejor decir los años) contados.

sábado, 11 de mayo de 2013

España es oficialmente insolvente: saque su dinero ahora que aún puede

Ayer 10 de mayo, Jeremy Warner, un comentarista económico muy conocido en el Reino Unido, publicaba en The Telegraph un artículo sobre España. Esta es una rápida traducción:

No me di cuenta de esto hasta que alguien llamó mi atención, pero el último Monitor Fiscal del Fondo Monetario Internacional, publicado el mes pasado, viene a ser lo más cercano a una declaración de insolvencia de España que alguna vez se pueda ver en un análisis oficial de este tipo. Por supuesto, en realidad no dice esto directamente. El FMI es demasiado diplomático para utilizar este lenguaje. Pero ese es el sentido de sus últimas previsiones, que por fin tienen un aire de realismo, en lugar de las dosis habituales de ilusión. 

Tomemos el déficit presupuestario proyectado. Se espera que disminuya bastante abruptamente este año hasta el 6,6 por ciento del PIB, pero eso es principalmente porque el costo del rescate de la banca se produjo en el presupuesto del año pasado. Sobre una base de igual a igual, en realidad la reducción del déficit subyacente ha sido muy poca. Y nada en el actual conjunto de políticas hace creer que se vaya a reducir próximamente, por eso es que el FMI prevé que el déficit se mantendrá muy alto hasta el final del horizonte de previsión, en 2018. El próximo año, se prevé un déficit del 6,9 por ciento, el año después de 6,6 por ciento, y así sucesivamente, avanzando muy poco a partir de entonces. Recuerde, todas estas proyecciones se realizan sobre la base de todo lo que sabemos acerca de la política hasta el momento, por lo que toman en cuenta el último paquete de medidas de austeridad anunciadas por el Gobierno español. 

La situación es aún peor en una base ajustada cíclicamente. Lo que a veces se llama el "déficit estructural", o la parte de endeudamiento de los gobiernos que no desaparece aún después de que la economía vuelva al crecimiento (si es que alguna vez lo hace), en realidad se deteriora de un 4,2 por ciento esperado del PIB este año al 5,7 por ciento en 2018. En 2018, España tiene, de lejos, el peor déficit estructural de cualquier economía avanzada. Entonces, ¿qué sucede cuando usted lleva al endeudamiento ese tipo de tasa, año tras año? El endeudamiento aumenta, por supuesto, y eso es lo que le va a pasar a España, donde se prevé la deuda pública bruta pasará de 84.1 por ciento del PIB el año pasado a 110,6 por ciento en 2018. Ninguna otra economía avanzada tiene un panorama con un empeoramiento tan espectacular. Y la tragedia de todo esto es que España hace progresos importantes en el tratamiento del "saldo primario", que es el déficit antes de costes de servicio de la deuda. 

Lo qué prevé que ocurrirá es esencialmente lo que ocurre en todas las quiebras. En una primera fase usted tiene que pedir prestado más, sólo para pagar los intereses de su deuda existente. El pacto fiscal requiere de los países de la eurozona que reduzcan el déficit al 3 por ciento a finales de este año, aunque a España entre otros se le concedió recientemente una moratoria. Pero con estos números, no hay posibilidad alguna de lograr este objetivo, sin más medidas de austeridad, que aun cuando se intenten muy probablemente sean contraproducentes. En cualquier caso, parece dudoso que una economía donde el desempleo ya es superior a 25 por ciento pueda hacer algo más por lo que respecta a la austeridad. 

En el pasado, el FMI ha sido culpable de ser demasiado optimista acerca de España, tanto en la perspectiva para el crecimiento como en las finanzas públicas, así que es posible que ahora está cometiendo el error inverso de pesimismo excesivo. Pero de alguna manera lo dudo. España está yendo hacia una situación deflacionaria. 

Todo esto lleva a la conclusión de que una gran reestructuración de la deuda española es inevitable. Los rendimientos de los bonos soberanos españoles han caído fuertemente desde el anuncio de "transacciones monetarias directas" del programa del Banco Central Europeo. El BCE se ha comprometido a imprimir dinero sin límite para contrarrestar a los especuladores. Pero al final, ninguna cantidad de liquidez puede encubrir un problema subyacente de solvencia. 

Europa dijo que Grecia fue la primera y última de estas reestructuraciones, pero luego hubo Chipre. España ha tenido que hacer una nueva recapitalización de sus bancos a la espera de la llegada del sindicato bancario europeo, con el que espera que éste haga el trabajo en su lugar. Pero si el precedente de Chipre vale para algo, se exigirá un alto precio. Los acreedores bancarios serán ampliamente confiscados, y la confiscación de los depósitos parece muy posible. 

No aconsejo que saquen su dinero a la ligera. En efecto, como consejo general es groseramente irresponsable, ya que se corre el riesgo de inducir el pánico. Sin embargo, mirando las previsiones del FMI, que es lo único racional que se puede hacer.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Las previsiones del gobierno y las del FMI


El gobierno, el pasado 26 de abril, aprobó el Plan de Estabilidad 2013-2016, en el que hace sus previsiones sobre la evolución de la economía española en los próximos años. Pocos días antes, el FMI (Fondo Monetario Internacional) también hizo las suyas. Al compararlas, parece que estén hablando de países distintos.


El gobierno prevé una evolución del PIB positiva a partir de 2014, con un crecimiento del 0,5 %, crecimiento que aumenta paulatinamente hasta un 2,8 % en 2018. El FMI también prevé un crecimiento positivo para 2014, un 0,7 %, y un crecimiento también positivo hasta 2018, entre el 1,4 y el 1,6 %. Como la economía española no crea empleo, por lo menos hasta ahora, con un crecimiento menor del 2 %, es lógico que al gobierno prevea una disminución paulatina del paro hasta llegar al 18,6 % en 2018, mientras que el FMI prevé que en 2018 el paro todavía esté en el 22,9 %.

En cuanto al déficit público, el gobierno prevé una disminución año tras año, hasta llegar a un superávit del 0,6 % del PIB en 2018, mientras que el FMI prevé, para 2018, un déficit del 5,6 %. Con estas previsiones, la deuda pública también tiene previsiones muy dispares: el FMI prevé un aumento continuo hasta llegar al 110,6 % del PIB en 2018, mientras que el gobierno prevé un crecimiento de la deuda hasta el 2016, en que alcanzaría el 99,8 %, para disminuir después hasta el 92,2 % en 2018.

Ya sabemos que las previsiones son sólo previsiones. Pero, en este caso, las del gobierno parecen demasiado optimistas, mientras que las del FMI parecen más realistas. Esperemos que sea el gobierno quien acierte, pero no parece demasiado probable.

lunes, 6 de mayo de 2013

La deuda de los españoles disminuye en marzo


La deuda de los hogares con las entidades financieras bajó en marzo a 820,2 miles de millones de euros, un 4,5 % menor que la de marzo de 2012, en que era de 858,7 miles de millones. De esta deuda, 633,5 miles de millones corresponden a la vivienda, mientras que en marzo de 2012 las deudas por vivienda eran de 659,8 miles de millones.


Por lo que respecta a las empresas, su deuda total con las entidades financieras bajó a 1120,2 millones de euros, mientras que un año antes, en marzo de 2012, era de 1.252,6 millones, un 10,6 % menos.


En ambos casos, la deuda está en su nivel más bajo desde abril/mayo del año 2007, antes de que comenzara la crisis.

viernes, 3 de mayo de 2013

EL PIB del primer trimestre

El Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía española registra una variación del –0,5 % en el primer trimestre de 2013 respecto al trimestre precedente, según la estimación avance del PIB trimestral publicada por el Instituto Nacional de Estadística. Esta tasa es tres décimas superior a la registrada en el trimestre anterior (–0,8 %). La variación anual se sitúa, con estos datos provisionales, en el -2,0 %.

Este dato indica que la segunda recesión de la crisis actual es más larga que la primera (2008-2009), y es la más prolongada de la historia reciente.

La causa fundamental de la caída interanual del 2,0 % es la fuerte caída de la demanda interna, solo parcialmente compensada por las ventas al exterior.



Es interesante observar los índices de volumen encadenados, en los que se ve que el PIB se encuentra al mismo nivel que a finales del año 2005.