martes, 20 de agosto de 2013

Créditos y morosidad


En junio, los créditos concedidos por las entidades financieras han permanecido estables respecto del mes de mayo, 1,519 billones de euros, pero son 198.000 millones menos que un año antes, ya que en junio de 2012 eran de 1.744.000 millones.

Del total de créditos, 1,460 billones corresponden a entidades de depósito (1,674 un año antes), mientras que el resto son créditos del ICO y EFC (establecimientos financieros de crédito).


Por otra parte, los créditos dudosos siguen aumentando, siendo en junio de 176.000 millones de euros, lo que representa ya un 11,6 % del total de los créditos. Se ve en el gráfico que, con la creación del llamado banco malo, en diciembre de 2012, los créditos dudosos disminuyeron en 24.000 millones. A partir de entonces, han ido aumentando mes a mes hasta la cifra actual.


La financiación de las entidades financieras nacionales a las empresas ha sido, en junio, de 623.000 millones, en ligero descenso (3.000 millones) respecto al mes de mayo. En junio de 2012, esta financiación era de 654.000 millones. Una disminución del 5 %.


Por lo que respecta a las familias, el crédito en junio ha sido de 811.000 millones, casi 2.000 millones más que en mayo, pero 42.000 millones menos que un año antes, un 5 %.  


Es decir, las empresas y los particulares ven disminuir el crédito (bien porque no lo hay, bien porque quieren desendeudarse), lo que hace que las entidades financieras tengan cada vez menos negocio, y cada vez hay más morosidad, lo que siembra dudas razonables sobre la situación real del sistema financiero español.


viernes, 16 de agosto de 2013

La deuda pública española


Según datos avanzados por el Banco de España, en junio la deuda pública española ha alcanzado los 943,7 miles de millones de euros, lo que representa un 90,3 % del PIB.


Desde junio del año 2012, la deuda pública ha aumentado en 139 miles de millones de euros, más que en el mismo período anterior, en que aumentó “sólo” en 99.





El coste de la sanidad en España


El coste de la sanidad pública española alcanzó su máximo en el año 2009, año en el que se gastaron 75,4 miles de millones de euros. En el año 2011, dos años más tarde, se gastaron 72,2 miles de millones, un 4,2 % menos. En euros constantes, este recorte ha sido del 9,4 %.


 El coste total de la sanidad en España (pública + privada) ascendió en 2011 a 98,9 miles de millones de euros, un 1,9 % menos que en 2009, en euros corrientes. En euros constantes, en 2011 el coste ha sido un 7,1 % inferior al de 2009.



martes, 13 de agosto de 2013

El índice de producción industrial sigue cayendo


El índice de producción industrial del mes de junio ha sido del 77,0 (base 2005 = 100), y fue del 80,7 % en junio de 2012.

Considerando el conjunto del primer semestre, el índice promedio de 2013 ha sido de 76,5, mientras que el del primer semestre del año 2012 fue de 79,5 y el del primer semestre del 2011 de 84,8.






martes, 6 de agosto de 2013

La balanza de pagos de mayo


En el mes de mayo, la balanza de pagos por cuenta corriente, en el acumulado de 12 meses, ha sido positiva (+ 3.269 millones de euros). Esta balanza de pagos incluye la balanza comercial, la de servicios, la de rentas y la de transferencias corrientes.




En el acumulado de 12 meses, tanto la balanza comercial (- 15.014 M€) como la de rentas (- 15.787 M€) y la de transferencias corrientes (- 4.378 M€) son negativas, mientras que la de servicios es positiva (+ 38.448 M€). 


Los precios del petróleo


Después del pico de los precios del petróleo del mes de julio de 2008, en que el Brent llegó a valer más de 140 dólares por barril, desde febrero del 2011, hace dos años y medio, el precio se mantiene por encima de los 100 dólares por barril: 111,2 $ en promedio en el año 2011, 111,6 $ en promedio del año 2012 y 107,4 $ en promedio del año 2013, hasta al 30 de julio.





Con unos precios así, la economía española difícilmente podrá salir del estancamiento. Y como no es previsible que los precios del petróleo bajen, antes al contrario, el futuro a medio plazo se presenta bastante pesimista.