miércoles, 30 de abril de 2014

La Encuesta de Población Activa del primer trimestre

Los datos de la EPA del primer trimestre indican que en número de personas en edad legal de trabajar (mayores de 16 años) ha disminuido en 60.000 en el trimestre, pasando de 38,543 millones a 38,483. En los últimos 12 meses la disminución ha sido de 250.000 personas, ya que el dato del primer trimestre del año 2013 fue de 38,733 millones.

La población ocupada en el primer trimestre ha sido de 16,950 millones, 185.000 menos que el trimestre anterior, en que fue de 17,135 millones, y 80.000 menos que en el primer trimestre de 2013, en que fue de 17,030 millones.


 La población desempleada en el primer trimestre ha sido de 5,9333 millones, 2.300 menos que el trimestre anterior, en que fue de 5,9356 millones, y 145.000 menos que en el primer trimestre de 2013, en que fue de 6,278 millones (el valor más elevado de la serie histórica).


 Como hay elecciones, el gobierno nos presenta la cara optimista de la EPA y dice que el paro ha bajado en el último trimestre y en los últimos 12 meses, mientras que los partidos de la oposición insisten en que el número de empleos es cada vez menor.

Si miramos los porcentajes, vemos que la tasa de actividad, que se obtiene comparando la población activa efectiva (ocupados + desempleados) con la población activa potencial o población en edad de trabajar y que nos ofrece información acerca del porcentaje de individuos que estando en edad legal de trabajar, desean hacerlo, o bien buscan empleo de forma activa, es la más baja de la serie histórica, con un 44,0 %, la misma que en el primer trimestre de 2013.


 La tasa de paro o desempleo, que nos permite calcular la proporción de individuos que formando parte de la población activa no han encontrado un puesto de trabajo resulta ser del 25,9 % en el primer trimestre de 2014, en aumento respecto del trimestre anterior, pero un 1 % por debajo del máximo de la serie histórica, que fue la del primer trimestre de 2013. Parece que, a pesar del crecimiento del PIB en los dos últimos trimestres, la tasa de desempleo se encuentra en una meseta, de la que por ahora le es difícil bajar.


lunes, 28 de abril de 2014

El avance del PIB del primer trimestre

El Banco de España acaba de publicar el avance del PIB del primer trimestre, que aumenta un 0,4 %. 



Comenta el BE:

Durante el primer trimestre de 2014 la economía española prolongó la trayectoria de paulatina recuperación de la actividad en un contexto en el que se produjeron un avance adicional en la normalización de los mercados financieros y la consolidación gradual de la mejoría del mercado laboral. Según la información disponible —todavía incompleta—, se estima que el PIB aumentó un 0,4 % en tasa intertrimestral (frente al 0,2 % del período octubre-diciembre), lo que situaría por primera vez la tasa interanual también en terreno positivo (0,5 %), tras nueve trimestres consecutivos de tasas interanuales negativas.

La demanda nacional se incrementó levemente en tasa intertrimestral (0,2 %), apoyada en un comportamiento de los componentes privados del gasto relativamente similar al del trimestre previo, caracterizado por avances en el consumo privado y la inversión empresarial y por un nuevo descenso de la inversión residencial. A ello se habría sumado el moderado repunte del consumo y de la inversión públicos tras el pronunciado descenso en los meses finales de 2013. A su vez, se prevé una contribución positiva de la demanda exterior neta al crecimiento intertrimestral del PIB de dos décimas, inferior en todo caso a la del tramo final del año pasado.

Pero hay también pegas en este cuadro que el gobierno considera como un principio de recuperación y que, como tal, nos lo quiere vender cara a las elecciones europeas:

1 - Tanto las importaciones como las exportaciones disminuyen. La disminución de las exportaciones no es de buen augurio, y la de las importaciones puede indicar una demanda interna todavía más deprimida. Pero como las importaciones han disminuido menos que las exportaciones, el saldo para el PIB es positivo (+ 0,2 %), pero preocupante.

2 - El deflactor del PIB ha pasado de + 0,2 en el cuarto trimestre de 2013 a – 0,4 en el primer trimestre de 2014. La diferencia es muy importante entre ambos trimestres consecutivos. Como un deflactor negativo aumenta el PIB, si el deflactor real del primer trimestre fuera más cercano a 0, el aumento del PIB sería menor que el estimado por el BE.

jueves, 24 de abril de 2014

La evolución de los créditos dudosos

Los créditos dudosos han bajado algo en el mes de febrero desde su máximo de diciembre, en que fueron de 197,23 miles de millones de euros, hasta los 195,09 de febrero, según datos del Banco de España.

A su vez, los créditos de las entidades financieras han seguido disminuyendo, pasando de 1.467,51 miles de millones en enero a 1453,24 en febrero.

En porcentaje, los créditos dudosos bajan ligeramente, desde el 13,6 % de diciembre al 13,4 % de febrero.

La situación sigue siendo muy peligrosa para el sistema bancario y, como consecuencia, no hay crédito para la economía productiva.




domingo, 20 de abril de 2014

La balanza de pagos

La evolución de la balanza de pagos ha sido positiva en los últimos meses, ya que tanto la balanza por cuenta corriente (que incluye bienes, servicios, rentas y transferencias) como la balanza por cuenta corriente + cuenta de capital, presentan saldos positivos en el acumulado de 12 meses.

La balanza de pagos por cuenta corriente presenta un saldo positivo de 7.364 millones de febrero 2013 a enero 2014, mientra que la balanza de pagos por cuenta corriente + cuenta de capital presente un balance positivo de 15.497 millones durante el mismo período.





lunes, 14 de abril de 2014

Las cuentas de las Administraciones Públicas y la consolidación fiscal

Como continuación de la entrada de ayer sobre los gastos e ingresos de las Administraciones Públicas, podemos ver los gráficos de los gastos corrientes, del ahorro y de la formación de capital de las Administraciones Públicas. En ellos vemos que el gasto corriente de 2013 ha aumentado respecto del año anterior, que el ahorro público ha disminuido y que las inversiones (formación de capital) también han disminuido hasta alcanzar valores históricamente muy bajos.




“El ahorro público es la diferencia entre los ingresos públicos y el gasto corriente. La caída del ahorro público de 12,3 puntos del PIB proporciona una señal inequívoca: el gasto corriente se ha reducido 12,3 puntos del PIB menos que los ingresos de las Administraciones Públicas. En estas condiciones, resulta muy difícil considerar que los procesos de consolidación han sido virtuosos. Para ello deberían haber reducido el gasto corriente. Las consecuencias de una consolidación fiscal mal diseñada es que los efectos negativos sobre la actividad y el empleo se magnifican.”

“No deja de llamar la atención que después de dos procesos de consolidación fiscal desde mayo de 2010, la tasa de ahorro público no haya subido. Ello cuestiona los procesos de consolidación fiscal de la economía española.”

“Las consolidaciones fiscales con éxito se han basado en la reducción del gasto no productivo, mientras las que han fracasado han enfatizado los aumentos impositivos o la reducción del gasto en inversión.”

Los comentarios en cursiva están sacados del libro de David Taguas, "Cuatro bodas y un funeral". Hay una pequeña diferencia entre las cifras del libro de Taguas y las publicadas recientemente del año 2013, ya que Taguas se basa en cifras de setiembre de 2013.

domingo, 13 de abril de 2014

Las cuentas de las Administraciones Públicas

Se acaba de publicar el avance de las cuentas de las Administraciones Públicas del año 2013, cuyo resumen podemos ver en los gráficos.

La reducción del gasto de 2013 respecto de 2012 ha sido de 33.380 millones de euros, aunque hay que saber que las ayudas a los bancos fueron de 39.068 millones el año 2012 por 4.661 el año 2013, 34.407 millones menos. Por lo que se refiere a gastos corrientes, éstos fueron de 427.527 millones en 2012 por 433.038 en 2013, es decir, un aumento del 1,3 %.

La mejoría de la necesidad de financiación entre los años 2012 y 2013 ha sido de 37.044 millones que, si se corrigen con las ayudas a los bancos, se quedan en 2.637, un 0,2% del PIB.

Por tanto, a pesar de los recortes y de la austeridad, los gastos de las administraciones públicas no disminuyen, mientras que los ingresos, a pesar de los aumentos de impuestos, sólo han aumentado un 0,6 % del PIB.

Las administraciones públicas siguen gastando un 7 % del PIB más de lo que recaudan, lo que es insostenible.