miércoles, 11 de noviembre de 2015

Los gastos y los ingresos públicos

En el blog "Nada es Gratis" encontramos una entrada interesante, titulada "A vueltas conel déficit", o hay unos datos interesantes.

El primero hace referencia a la evolución de los gastos de las Administraciones Públicas entre los años 2009 y 2014, que podemos ver en el siguiente cuadro:


 Entre los años 2009 y 2014, las Administraciones Públicas (Administración Central, Autonomías, Corparacions Locales y Seguridad Social), han pasado de gastar 493.865 millones a gastar 461,850, o sea, un ahorro de 32.015 millones de euros.

De este ahorro, la Administración Central no ha colaborado en nada, ya que ha aumentado sus gastos en 2.745 millones. La Seguridad Social ha aumentado sus gastos en 12.440 millones. Las Comunidades Autónomas han reducido sus gastos en 28.143 millones, y las corporaciones locales lo han hecho en 15.414 millones. El esfuerzo (si a eso se le puede llamar esfuerzo) ha recaído exclusivamente sobre las CCAA y las CCLL.

Es decir, que, si bien la Seguridad Social podría justificar el aumento de gastos en el envejecimiento de la población y el aumento de las pensiones, el aumento de gastos de la Administración Central es inexplicable, sobre todo habiendo caído los intereses de la deuda pública.

Si analizamos los ingresos de las Administraciones Públicas, en porcentaje del Producto Interior Bruto, vemos que en España este porcentaje es del 38%, siendo la media europea del 45%. Estos 7 puntos porcentuales corresponden a una cantidad de 70.000 millones anuales que no ingresan. ¡Y aunque nos quieren hacer creer que bajarán impuestos!


 Esta gráfica muestra que hay países con presiones fiscales bajas y estado del bienestar pequeño. Hay otros con una presión fiscal alta y un estado del bienestar generoso. España, que como sabemos es diferente, tiene una presión fiscal pequeña y quiere tener un estado de bienestar grande. Hasta que España no decida el camino a seguir, si desmantelar el estado del bienestar o aumentar la presión fiscal, no iremos bien.