miércoles, 28 de diciembre de 2016

El gasto en sanidad pública de 2015

El gasto en sanidad pública en España ha aumentado durante el año 2015 respecto al año 2014, pasando de 66,0 a 68,0 miles de millones de euros.


Por habitante, el gasto ha pasado de 1.419 euros en 2014, a 1464 en 2015.


Respecto al PIB, el gasto sanitario público ha disminuido respecto del año 2014, pasando del 6,34 al 6,29 %.

Comparado con otros países, vemos que el gasto sanitario público en España está muy por debajo de los países de nuestro entorno, tanto en euros por habitante como en porcentaje del PIB. Esto sí, estamos mejor que los chinos.



http://www.datosmacro.com/estado/gasto/salud/espana

domingo, 18 de diciembre de 2016

El imparable abaratamiento de la energía fotovoltaica



La disminución de los costes de la energía solar fotovoltaica de los últimos siete años ha sido espectacular. El costo promedio nivelado global para el PV de silicio cristalino ha caído de 315 $por MWh en el tercer trimestre de 2009 a 122 $ a finales de 2015, una caída del 61%, reflejando la deflación en los precios de los módulos, los costos de producción y los gastos de instalación. Y no es solo esto, sino que podemos anticipar que esta bajada de costes seguirá, si miramos los proyectos que tienen lugar en países particulares, como por ejemplo la instalación ACWA en Dubai que, en enero de 2015, se proyectó con un coste de 58,50 dólares por MWh, o con las subastas en la India de finales de 2015 y principios de 2016, con ofertas de 64 $ por MWh (Fortum Finnsuurya Energía en Rajasthan) y 68 $ (SunEdison y Softbank en Andhra Pradesh).

En España las inversiones en energías renovables han caído en picado, debido a los recortes de ingresos retroactivos particularmente dolorosos impuestos por el gobierno durante el período 2011-14 y el fin de todo el apoyo gubernamental a nuevos proyectos. La inversión de 2014 fue de sólo 573 millones de $ en 2014, ligeramente por encima del año anterior, pero muy por debajo del pico de 23.6 mil millones de $ del año 2008.

Es decir que, gracias al decreto ley firmado por el Sr. Rodrigo Rato inmediatamente después de los atentados del 11 de marzo de 2004, dos días antes de las elecciones ganadas por el partido socialista del señor Rodríguez Zapatero, en España se hicieron grandes inversiones en energía fotovoltaica cuando la tecnología del momento hacía que esta energía fuera muy cara, mientras que ahora, cuando esta energía empieza a ser rentable, no hay nadie que invierta en ella. Ya entonces, las perspectivas de abaratamiento de la energía fotovoltaica eran muy evidentes, por lo que podemos decir que la perspicacia de nuestros gobernantes (del señor Rato al firmar el decreto y del señor Zapatero al no impedir una inversión masiva) ha hecho que tengamos, en este momento, una energía fotovoltaica mucho más cara que la que tendríamos si, unos y otros, hubieran actuado con más racionalidad.


sábado, 10 de diciembre de 2016

El PIB del tercer trimestre

El PIB a precio de mercado del tercer trimestre, en base y datos corregidos de efectos estacionales y de calendario, ha sido de 279,6 miles de millones de euros. El mismo trimestre del año anterior fue de 270,2, por lo que el aumento ha sido del 3,5 %. Prácticamente se ha alcanzado el valor máximo del PIB que se obtuvo en el año 2010, que fue de 270,2 miles de millones por trimestre.


Del lado de la oferta, el PIB del tercer trimestre se descompone de la siguiente manera, en miles de millones de euros y porcentaje respecto al tercer trimestre de 2015:

Agricultura
6,3

Relativamente constante
Industria
44,8
+ 1,2 %
Ha llegado al nivel de 2008
Construcción
14,1
+ 3,5%
Está a un 50 % aproximadamente del nivel de 2008
Servicios
188,1
+ 4,0 %
Es el valor máximo de la serie histórica
Impuestos
26,3
+ 5,0 %
Está llegando al nivel máximo, que fue el de 2007





Del lado de la demanda, la descomposición del PIB del tercer trimestre es, en miles de millones de euros y porcentaje respecto al tercer trimestre de 2015:

Consumo interno
214,8
+ 2,5 %
Está al nivel de antes de la crisis
Formación de capital
55,9
+ 4,2 %
Muy por debajo de los años 2007 y 2008
Variación existencias
1,1


Importaciones
91,1
+ 1,2 %
Desde 2013 el saldo es positivo
Exportaciones
83,3
- 0,8 %





En cuanto a las rentas, el PIB del tercer trimestre se descompone así, en miles de millones de euros y porcentaje respecto al tercer trimestre de 2015:

Remuneración asalariados
132,3
+ 3,3 %
No ha llegado al máximo de 2008
Excedente de explotación
117,8
+ 3,5 %
Está en sus valores máximos
Impuestos sobre productos
29,6
+ 4,5 %
Prácticamente el valor máximo



martes, 22 de noviembre de 2016

La financiación de las actividades productivas

La financiación de las actividades productivas por parte de las entidades de crédito y EFC (establecimientos financieros de crédito) sigue disminuyendo. Los datos del Banco de España del segundo trimestre de este año dan una cifra de 591.000 millones de euros, mientras que un año antes era de 637.000. Si los comparamos con los créditos medios del período 2008 – 2011, que fueron de 960.000 millones, la disminución ha sido del 38 %.

Por otra parte, los créditos dudosos del sector de actividades productivas están disminuyendo. Han pasado de 143.000 millones en diciembre del 2013 (un 20,9 %), a 84.000 millones en el segundo semestre de 2016 (14,2 %). Aun así, el porcentaje de créditos dudosos de las actividades productivas se sitúa muy por encima del total, que es del 9,5 %.

http://www.bde.es/webbde/es/estadis/infoest/bolest4.html



martes, 15 de noviembre de 2016

Los gastos de educación en España

Los gastos públicos de educación en España, incluidos los gastos financieros, fueron de 44,8 miles de millones de euros en el año 2014, el último del que se tienen los datos. Co respecto al año 2009, que fue el año con más gasto público en educación, el “recorte” ha sido de 9.000 millones de euros. De estos, 3.300 millones corresponden a los años 2010 y 2011, gestionados por los socialistas, y 5.700 millones desde el año 2012 al 2014, gestionados por el gobierno del Partido Popular.

El “recorte” en educación no universitaria ha sido de 5.900 millones, y el de la educación universitaria ha sido de 1.700 miles de millones.

En formación ocupacional, el gasto ha pasado de 1,7 miles de millones en 2009 a solo 0,7 en 2014, con un “recorte” de 1.000 millones.

Los gastos por becas han permanecido casi constantes, 1,7 miles de millones en 2009 y 1,8 en 2014.

Con un recorte del 17 % en los gastos de educación, los gobiernos responsables de estas decisiones han preparado un futuro muy poco halagüeño para España.




domingo, 13 de noviembre de 2016

La encuesta de población activa del tercer trimestre

Oficialmente, los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre han sido recibidas con cierta euforia: la tasa de desempleo, calculada como el porcentaje de parados sobre la población activa, ha bajado hasta el 18,9 %. Un año antes era del 21,2%, y dos años antes, en el tercer trimestre de 2014, fue del 23,7%.


Del mismo modo, las personas ocupadas han pasado de 18,05 millones en el tercer trimestre de 2015 a 18,53 millones en el tercer trimestre de 2016, lo que significa un aumento anual de 479.000 personas ocupadas (408.000 en el sector servicios, 25.000 en el sector de la construcción, 12.000 en el sector industrial y 34.000 en el sector agrícola). Comparado con el segundo trimestre de 2016, el aumento de las personas ocupadas ha sido de 226.000 personas (178.000 en el sector servicios, 30.000 en el sector de la construcción, 34.000 en el sector industrial y una bajada de 16.000 en el sector agrícola)


Las medidas tomadas por el gobierno empiezan a dar los resultados esperados, nos dicen.

Pero la EPA del tercer trimestre también nos da resultados menos optimistas. Uno de ellos es que el aumento de personas ocupadas se hace principalmente con contratos temporales: globalmente, los contratos temporales han aumentado en 246.000 en el tercer trimestre, mientras que los contratos indefinidos han disminuido en 29.000.



Como hemos dicho, el sector servicios es donde el empleo ha aumentado más en el tercer trimestre, 178.000 personas. Los contratos temporales han aumentado en 238.000, mientras que los indefinidos han disminuido en 50.000 y las personas no asalariadas del sector servicios han disminuido en 10.000.

Es esta dependencia absoluta del sector servicios, con contratos mal remunerados y de corta duración, como lo demuestra que se pierde empleo indefinido y se aumenta la temporal, la que da una tendencia preocupante a los datos de la última EPA.


Finalmente, sigue disminuyendo la cantidad de personas activas. Desde el tercer trimestre de 2015 las personas activas han disminuido en 51.000, y desde el segundo trimestre de 2016, la disminución ha sido de 27.000. Esta disminución se debe, principalmente, a la salida de jóvenes del país y en que muchos parados de larga duración que ya no buscan trabajo.

En definitiva, los resultados de la última EPA podemos deducir que el modelo productivo español, especialmente en unos años en que el sector turístico tiene unos resultados excepcionales (principalmente debido a factores geopolíticos), nos está llevando hacia un país de camareros.

No sé si la euforia del gobierno central ante los resultados de la última EPA está justificada.

miércoles, 17 de agosto de 2016

La evolución de los gastos sanitarios

Acaban de salir publicados los datos que el Ministerio de Sanidad publica sobre los gastos en sanidad correspondientes al año 2014. ¡Y ya hemos pasado la mitad del año 2016! Este retraso en la publicación de los datos muestra que, o bien los que las elaboran son más lentos que las tortugas, o bien que los responsables políticos no les interesa que se sepan demasiado pronto, no sea que los votantes lo tuvieran en cuenta.

Los gastos sanitarios se pueden calcular de dos maneras: teniendo en cuenta o no las atenciones sanitarias de larga duración. En los gráficos se pueden ver los gastos sanitarios teniendo en cuenta los cuidados de larga duración, aunque las conclusiones son las mismas, se calculen de una u otra manera.

Podemos ver que los gastos totales del año 2014 han sido de 95,7 miles de millones de euros, de las que 66,8 corresponden a la sanidad pública y 28,9 en la sanidad privada.





Desde el año 2011, el último año del gobierno socialista, los gastos sanitarios públicos han disminuido en 6,4 miles de millones, mientras que los gastos sanitarios privados han aumentado en 3,0 miles de millones. Estamos asistiendo, pues, a los resultados de la verdadera política sanitaria de la derecha española: los recortes en la sanidad pública, no porque no haya dinero para financiarla, sino porque se quiere favorecer el sistema privado de sanidad, controlado por el poder financiero del país.

Para conseguir este objetivo, el gobierno del PP ha ido deteriorando progresivamente la atención primaria, sobre todo en las zonas rurales, han ido aumentando las listas de espera, tanto hospitalarias como para diagnósticos, hasta un límite insoportable, y se ha tenido de reducir el personal sanitario durante los períodos de vacaciones, ya que no hay presupuesto para sustituciones. Todo esto ha hecho que la gente que se lo pueda pagar se decante cada vez más hacia los seguros sanitarios privados.

No tardaremos mucho, con este tipo de política, a ver como disminuye la esperanza de vida de los sectores que tienen menos recursos.

Tanto el PP como Ciudadanos están de acuerdo con esta política sanitaria. Y, como previsiblemente son quienes nos gobernarán los próximos años, tendremos que procurar no ponernos enfermos, sobre todo en verano.

lunes, 4 de julio de 2016

La deuda española, sin contar la de las entidades financieras


La deuda de los hogares ha seguido disminuyendo durante el año 2016: en mayo se situaba en los 717.000 millones de euros, 7.000 millones menos que en diciembre de 2015 y en notable retroceso desde el máximo del mes de noviembre del 2008, en que estaba en los 913.000 millones. Los hogares han reducido su deuda en 196.000 millones.


La deuda de las entidades financieras también ha ido disminuyendo a lo largo del año, ya que en mayo estaba en 903.000 millones de euros, 15.000 millones menos que en diciembre de 2015, y lejos de los 1.274.000 millones de abril del 2009. Las entidades no financieras han reducido su deuda en 371.000 millones.



Este desapalancamiento de los hogares y de las entidades no financieras se ha visto prácticamente compensado por el aumento de la deuda de las Administraciones Públicas, que en abril era de 1.079.000 millones de euros, 6.000 millones más que en diciembre del año 2015 y muy lejos de los 569.000 millones de diciembre del año 2009.



Así, la deuda total a finales de abril era de 2.702.000 millones de euros, 12.000 millones menos que en diciembre del 2015, y a comparar al máximo de 2.810.000 millones de junio del año 2011.


Fuente: Banco de España

domingo, 3 de abril de 2016

El déficit de las cuentas públicas


El déficit de las cuentas públicas del año 2015 ha sido de 56,61 miles de millones de euros, un 5,2 % del PIB, ya que el PIB del año 2015 ha sido de 1.081,2 miles de millones.

De este déficit, la Administración Central ha sido responsable del 53 % (29,82 miles de millones), las Comunidades Autónomas del 32 % (17,96 miles de millones), y la Seguridad Social del 24 % (13,59 miles de millones), mientras que las Comunidades Locales han tenido un superávit de 4,77 miles de millones.

En porcentaje del PIB, el déficit de la Administración Central ha sido del 2,76 %, el de las Comunidades Autónomas, del 1,66 % y el de la Seguridad Social del 1,26 %, mientras que las Comunidades Locales han tenido un superávit del 0,44 %.

Pero si calculamos el porcentaje de déficit sobre el total de los ingresos públicos, que han sido de 413,46 miles de millones, este porcentaje es del 13,7 %. Es decir, que las Administraciones Públicas han gastado un 13,7 % más que lo que han ingresado.

El déficit del año 2011 fue de 101.3 miles de millones de euros. El del año 2015 ha sido de 56,6 miles de millones. En estos cuatro años el déficit se ha reducido, por tanto, en 44,7 miles de millones. Esta reducción proviene de un aumento de los ingresos de 26,1 miles de millones y una disminución de los gastos de 18,6 miles de millones. De manera que el ajuste del déficit se ha producido más por el aumento de los ingresos que por el recorte de los gastos.

Además, el coste de los intereses de la deuda fue de 26,3 miles de millones en 2011, y la deuda media fue de 715 mil millones, lo que da un interés medio del 3,7 %, mientras que el del año 2015 los intereses han sido de 33,1 miles de millones y la deuda media de 1.058 miles de millones, lo que da un interés medio del 3,1 %. Si la bajada de los tipos de interés, debida a la actuación del BCE, se hubieran pagado 6.000 millones de euros más por la deuda pública.


Datos








miércoles, 30 de marzo de 2016

La falta de credibilidad de la economía española

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, manifestó el pasado día 10 de marzo en una conferencia en Fedea que “existe todavía un déficit de credibilidad en las finanzas públicas española” y agregó que, entre otras medidas, “necesitamos un plan presupuestario realista y creíble a medio plazo y hay que seguir avanzando en el reforzamiento del marco fiscal nacional”.

El mantenimiento de una prima de riesgo similar a la de Italia, cuando España tiene menos deuda, mayor margen de ingresos y una economía más dinámica, es un síntoma de esta falta de credibilidad, explicó el presidente de la AIReF.




Esta falta de credibilidad se debe tanto a razones del pasado como a las perspectivas sobre el futuro.

Respecto al peso del pasado, se refirió a la falta de credibilidad provocada por “la ausencia de un historial de superávits primarios suficientes para conseguir una deuda sostenible”, por un lado, y a “la dinámica expansiva de la Deuda Pública desde el inicio de la crisis, a pesar del esfuerzo realizado en el periodo 2009-2015 en un contexto económico muy difícil”.

Para converger con el límite máximo marcado por la UE (60% del PIB) es preciso alcanzar superávits primarios (alrededor del 2,5% del PIB) mejores de los observados históricamente porque de otra forma, se corre el riesgo de posponer sine die el logro de ese objetivo. Con un superávit primario (es decir, sin contar los intereses de la deuda) del 2,5 %, se alcanzaría este objetivo del 60 % del PIB en el año 2033. Y alcanzar estos superávits durante tantos años es prácticamente imposible.





En cuanto al futuro, basta con mirar el gasto de la Seguridad Social. El Fondo de Reserva de la Seguridad Social era de 65,8 miles de millones de euros a finales del año 2011, y es actualmente de 32,5 miles de millones. Con un déficit anual de 15 a 20.000 millones de euros, dentro de un par de años se habrá agotado el fondo, y en el año 2019 habrá problemas para pagar las pensiones.

Mientras tanto, los políticos están a lo suyo y no dicen nada del futuro que nos espera ni de lo que piensan hacer para mejorarlo.

La evolución de la deuda pública española


La deuda pública española según el Protocolo del Déficit Excesivo (PDE) publicado por el Banco de España ronda el 100 % del PIB, cuando las recomendaciones de la Unión Europea son de un máximo del 60 %. Gracias al aumento del PIB a precios de mercado, este porcentaje se ha mantenido constante durante el año 2015, a pesar de un aumento de la deuda pública de 36,5 miles de millones de euros.

Para poder llegar a esta cifra haría falta que las cuentas públicas tuvieran un superávit durante muchos años, lo que, vista la serie histórica de déficits públicos, es prácticamente imposible.






sábado, 19 de marzo de 2016

Créditos bancarios


Los créditos bancarios a las OSR (otros sectores residentes) han experimentado un descenso a lo largo del año 2015: en enero de 2015 eran de 1.368 miles de millones de euros, y en enero de 2016 han bajado hasta los 1.318 miles de millones. El valor máximo fue en diciembre de 2008, con un total de 1,870 miles de millones.



Del total de los créditos de enero de 2016, un 51,4 %, lo que equivale a 678 miles de millones, corresponde a créditos hipotecarios. Estos créditos hipotecarios han ido disminuyendo desde su máximo de diciembre de 2008, fecha en la que alcanzaron los 1.065 miles de millones, un 56,9 % del total.




Los créditos morosos han ido disminuyendo a lo largo de 2015, pasando de 172 miles de millones en enero de 2015 (12,5 % del total) a 133 miles de millones (10,1 % del total)



sábado, 27 de febrero de 2016

El PIB español del cuarto trimestre del 2015


El INE (Instituto Nacional de Estadística) acaba de publicar el PIB del cuarto trimestre del año 2015, que ha sido de 274.220 millones de euros, un 0,8 % superior al del trimestre anterior, y un 3,5 % más que el del cuarto trimestre del año 2014.

El índice de volumen, que había sido de 104,4 en el segundo semestre del 2008 y que había disminuido para alcanzar un mínimo en el segundo trimestre del 2013, en que fue de 94,6, viene creciendo desde entonces, para situarse en el cuarto trimestre del 2015 en 100,4, todavía muy lejos del máximo del año 2008.
 
En cuanto a la demanda, el consumo de los hogares representa entre el 55 y el 60 % del total. Su índice de volumen ha sido de 96,4 en el cuarto trimestre de 2015, en aumento desde el segundo trimestre de 2013, en que había sido de 90,9, pero lejos del máximo de 106,0 del primer trimestre de 2008.


El segundo elemento importante de la demanda es el consumo de las AAPP (Administraciones Públicas), que representa alrededor del 20 %. Su índice ha sido de 95,7 en el cuarto trimestre de 2016, lejos de su valor máximo de los años 2010 y 2011 (aproximadamente = 100)


El saldo de las exportaciones e importaciones de bienes y servicios ha sido del 2,8 % del PIB en el cuarto trimestre de 2015, siguiendo la tónica positiva desde principios de 2013, en contraste con un saldo negativo de hasta el 6 % desde 2006 a 2008. El índice de las exportaciones ha sido de 127,8 en el cuarto trimestre de 2015, mientras que el de las importaciones ha sido del 108,3.




sábado, 30 de enero de 2016

La EPA del cuarto trimestre

De la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 2015 se ha señalado, como un gran éxito, que el número de parados ha descendido en 2015 en 680.000 personas, ya que era de 5,46 millones en el cuarto trimestre de 2014 y ha pasado a 4,78 en el cuarto trimestre de 2015.


 En el mismo período de tiempo el número de personas ocupadas ha aumentado en 530.000, pasando de 17,57 millones en el cuarto trimestre de 2014 a 18,09 un año después.


 Como el número de parados ha bajado más que lo que ha aumentado el número de ocupados, la población activa ha disminuido. Lo ha hecho en 150.000 personas, ya que era de 23,03 millones en el cuarto trimestre de 2014 y ha sido de 22,87 en el cuarto trimestre de 2015.


 Volviendo a los ocupados, el aumento de asalariados del sector privado ha sido de 430.000 en el año 2015, mientras que los asalariados del sector público han aumentado en 70.000, llegando a la cifra de tres millones.




 En el sector privado, el número de asalariados de la industria solamente ha aumentado en 30.000 persones durante el conjunto del año 2015, y es de destacar que este número se ha reducido en 46.000 personas durante el último trimestre, rompiendo una tendencia ascendente que se mantenía desde el segundo trimestre del año 2014. Esta disminución es representativa de un retroceso de la economía productiva española, debido al estancamiento de la economía mundial.


 Especialmente preocupante es el empleo de los jóvenes de 16 a 34 años, que continua disminuyendo. Lo ha hecho en 50.000 personas en el año 2015, y de algo más de un millón de personas en los cuatro años de gobierno del Partido Popular (desde el cuarto trimestre de 2011 al cuarto de 2015). En este tramo de edad el número de activos ha disminuido en 400.000 personas en el año 2015, y en más de 1,5 millones en el total de los cuatro años de legislatura. Todo esto explica que los jóvenes, en el momento de votar, no lo hagan al partido del gobierno.


 En cuanto a la calidad del empleo, en el cuarto trimestre el 18,6 % de los ocupados lo hacen a tiempo parcial. En el tramo de edad de 16 a 34 años, en cambio, este porcentaje es del 28,8 %, mientras que cuatro años antes era del 21,1 %. Otro incentivo para emigrar y para estar indignado.