miércoles, 17 de agosto de 2016

La evolución de los gastos sanitarios

Acaban de salir publicados los datos que el Ministerio de Sanidad publica sobre los gastos en sanidad correspondientes al año 2014. ¡Y ya hemos pasado la mitad del año 2016! Este retraso en la publicación de los datos muestra que, o bien los que las elaboran son más lentos que las tortugas, o bien que los responsables políticos no les interesa que se sepan demasiado pronto, no sea que los votantes lo tuvieran en cuenta.

Los gastos sanitarios se pueden calcular de dos maneras: teniendo en cuenta o no las atenciones sanitarias de larga duración. En los gráficos se pueden ver los gastos sanitarios teniendo en cuenta los cuidados de larga duración, aunque las conclusiones son las mismas, se calculen de una u otra manera.

Podemos ver que los gastos totales del año 2014 han sido de 95,7 miles de millones de euros, de las que 66,8 corresponden a la sanidad pública y 28,9 en la sanidad privada.





Desde el año 2011, el último año del gobierno socialista, los gastos sanitarios públicos han disminuido en 6,4 miles de millones, mientras que los gastos sanitarios privados han aumentado en 3,0 miles de millones. Estamos asistiendo, pues, a los resultados de la verdadera política sanitaria de la derecha española: los recortes en la sanidad pública, no porque no haya dinero para financiarla, sino porque se quiere favorecer el sistema privado de sanidad, controlado por el poder financiero del país.

Para conseguir este objetivo, el gobierno del PP ha ido deteriorando progresivamente la atención primaria, sobre todo en las zonas rurales, han ido aumentando las listas de espera, tanto hospitalarias como para diagnósticos, hasta un límite insoportable, y se ha tenido de reducir el personal sanitario durante los períodos de vacaciones, ya que no hay presupuesto para sustituciones. Todo esto ha hecho que la gente que se lo pueda pagar se decante cada vez más hacia los seguros sanitarios privados.

No tardaremos mucho, con este tipo de política, a ver como disminuye la esperanza de vida de los sectores que tienen menos recursos.

Tanto el PP como Ciudadanos están de acuerdo con esta política sanitaria. Y, como previsiblemente son quienes nos gobernarán los próximos años, tendremos que procurar no ponernos enfermos, sobre todo en verano.