martes, 22 de noviembre de 2016

La financiación de las actividades productivas

La financiación de las actividades productivas por parte de las entidades de crédito y EFC (establecimientos financieros de crédito) sigue disminuyendo. Los datos del Banco de España del segundo trimestre de este año dan una cifra de 591.000 millones de euros, mientras que un año antes era de 637.000. Si los comparamos con los créditos medios del período 2008 – 2011, que fueron de 960.000 millones, la disminución ha sido del 38 %.

Por otra parte, los créditos dudosos del sector de actividades productivas están disminuyendo. Han pasado de 143.000 millones en diciembre del 2013 (un 20,9 %), a 84.000 millones en el segundo semestre de 2016 (14,2 %). Aun así, el porcentaje de créditos dudosos de las actividades productivas se sitúa muy por encima del total, que es del 9,5 %.

http://www.bde.es/webbde/es/estadis/infoest/bolest4.html



martes, 15 de noviembre de 2016

Los gastos de educación en España

Los gastos públicos de educación en España, incluidos los gastos financieros, fueron de 44,8 miles de millones de euros en el año 2014, el último del que se tienen los datos. Co respecto al año 2009, que fue el año con más gasto público en educación, el “recorte” ha sido de 9.000 millones de euros. De estos, 3.300 millones corresponden a los años 2010 y 2011, gestionados por los socialistas, y 5.700 millones desde el año 2012 al 2014, gestionados por el gobierno del Partido Popular.

El “recorte” en educación no universitaria ha sido de 5.900 millones, y el de la educación universitaria ha sido de 1.700 miles de millones.

En formación ocupacional, el gasto ha pasado de 1,7 miles de millones en 2009 a solo 0,7 en 2014, con un “recorte” de 1.000 millones.

Los gastos por becas han permanecido casi constantes, 1,7 miles de millones en 2009 y 1,8 en 2014.

Con un recorte del 17 % en los gastos de educación, los gobiernos responsables de estas decisiones han preparado un futuro muy poco halagüeño para España.




domingo, 13 de noviembre de 2016

La encuesta de población activa del tercer trimestre

Oficialmente, los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre han sido recibidas con cierta euforia: la tasa de desempleo, calculada como el porcentaje de parados sobre la población activa, ha bajado hasta el 18,9 %. Un año antes era del 21,2%, y dos años antes, en el tercer trimestre de 2014, fue del 23,7%.


Del mismo modo, las personas ocupadas han pasado de 18,05 millones en el tercer trimestre de 2015 a 18,53 millones en el tercer trimestre de 2016, lo que significa un aumento anual de 479.000 personas ocupadas (408.000 en el sector servicios, 25.000 en el sector de la construcción, 12.000 en el sector industrial y 34.000 en el sector agrícola). Comparado con el segundo trimestre de 2016, el aumento de las personas ocupadas ha sido de 226.000 personas (178.000 en el sector servicios, 30.000 en el sector de la construcción, 34.000 en el sector industrial y una bajada de 16.000 en el sector agrícola)


Las medidas tomadas por el gobierno empiezan a dar los resultados esperados, nos dicen.

Pero la EPA del tercer trimestre también nos da resultados menos optimistas. Uno de ellos es que el aumento de personas ocupadas se hace principalmente con contratos temporales: globalmente, los contratos temporales han aumentado en 246.000 en el tercer trimestre, mientras que los contratos indefinidos han disminuido en 29.000.



Como hemos dicho, el sector servicios es donde el empleo ha aumentado más en el tercer trimestre, 178.000 personas. Los contratos temporales han aumentado en 238.000, mientras que los indefinidos han disminuido en 50.000 y las personas no asalariadas del sector servicios han disminuido en 10.000.

Es esta dependencia absoluta del sector servicios, con contratos mal remunerados y de corta duración, como lo demuestra que se pierde empleo indefinido y se aumenta la temporal, la que da una tendencia preocupante a los datos de la última EPA.


Finalmente, sigue disminuyendo la cantidad de personas activas. Desde el tercer trimestre de 2015 las personas activas han disminuido en 51.000, y desde el segundo trimestre de 2016, la disminución ha sido de 27.000. Esta disminución se debe, principalmente, a la salida de jóvenes del país y en que muchos parados de larga duración que ya no buscan trabajo.

En definitiva, los resultados de la última EPA podemos deducir que el modelo productivo español, especialmente en unos años en que el sector turístico tiene unos resultados excepcionales (principalmente debido a factores geopolíticos), nos está llevando hacia un país de camareros.

No sé si la euforia del gobierno central ante los resultados de la última EPA está justificada.